Con un mucho y dos poquitos se hacen los hombres ricos.: Este refrán enfatiza que la acumulación de riqueza no depende necesariamente de grandes cantidades, sino de la combinación adecuada de recursos y esfuerzo. Sugiere que con un recurso principal sólido y dos recursos secundarios, uno puede lograr prosperidad.