Con una misa y un marrano hay para todo el año.: Este refrán se refiere a la importancia de tener una misa (acto religioso) y un cerdo (marrano) para proporcionar alimentos durante todo el año. Indica que estos recursos garantizan tanto la espiritualidad como la alimentación.