Corta despacio, que hay poco paño.: Este refrán aconseja ser cauteloso y cuidadoso al cortar tela o paño, especialmente si es escaso. Indica la importancia de no desperdiciar recursos.