Cuando es demasiada la cera, quema la iglesia.: Este refrán advierte sobre el exceso de algo, en este caso, la cera. Sugiere que el exceso de algo puede ser perjudicial y llevar a consecuencias negativas, como incendios. Es una advertencia contra el derroche o la abundancia excesiva.