Cuando fueres por el camino no digas mal de tu enemigo.: Este refrán aconseja no hablar mal de tus enemigos o adversarios cuando estés en público o en un lugar donde puedas ser escuchado. Puede ser una recomendación para evitar conflictos innecesarios.