Cura flaco y marido barrigón, ninguno cumple su función.: Este refrán emplea la ironía para señalar que tanto un cura delgado como un esposo con sobrepeso no están desempeñando adecuadamente sus roles respectivos. La exageración resalta la idea de que las apariencias pueden ser engañosas.