«Guarda y no prestes; porfía y no apuestes»: Aconseja la prudencia en la gestión de recursos y el dinero, sugiriendo que es mejor guardar lo que tienes en lugar de prestarlo y evitar apostar o arriesgarlo.