«Guerra y racimos comenzados no son dejados»: Indica que una vez que ha comenzado una guerra o un conflicto, es difícil detenerlo o dar marcha atrás. Lo mismo se aplica a situaciones en las que se han iniciado grandes proyectos o empresas.