«Haber muchos cocos por pelar»: Se refiere a la existencia de una gran cantidad de problemas o tareas difíciles de resolver o abordar. La expresión compara estas dificultades con los cocos, que requieren esfuerzo y habilidad para pelar.