«Hablar es más fácil que probar»: Esta expresión enfatiza que hablar de hacer algo es más sencillo que llevar a cabo la acción real. Pone de relieve la diferencia entre palabras y hechos.