«Hablar por los codos, aburrir a todos»: Resalta que hablar en exceso puede resultar aburrido o molesto para los demás. Pone énfasis en la importancia de la moderación en la comunicación.