«Hablar sin pensar es tirar sin apuntar»: Sugiere que hablar de manera impulsiva y sin considerar las consecuencias puede ser contraproducente o incluso dañino. Hace una analogía entre hablar sin pensar y disparar sin apuntar.