«Hacienda de señores, cómenla los administradores»: Esta expresión sugiere que las personas encargadas de administrar la riqueza o propiedad de otra persona a menudo se benefician más que el dueño original. En este caso, los administradores pueden aprovecharse de la situación en su beneficio personal.