«Hasta el mejor peluquero, te puede rayar el cuero»: Indica que incluso el experto más hábil o profesional puede cometer errores en su trabajo ocasionalmente. Nadie es perfecto, y todos pueden cometer errores de vez en cuando.