«Hasta la hora del luto, ojo enjuto»: Esta expresión sugiere que uno debe ser cauteloso y no mostrar emoción o lágrimas prematuramente, especialmente en situaciones formales o serias, como un funeral. Debe mantenerse la compostura hasta el momento adecuado.