«Hay gente bien, en la lata, y mucho guache con plata»: Indica que la verdadera calidad de una persona no se mide por su riqueza material. Puede haber individuos con buena moral y valores éticos en situaciones económicas difíciles, mientras que otros con recursos pueden carecer de integridad o decencia.