«Hombre refranero, maricón y embustero»: Esta versión más fuerte de la expresión también critica a alguien que cita muchos refranes, implicando que podría ser deshonesto o incluso peyorativo.