«Jugador que se irrita no le cases con tu hija»: Este refrán advierte contra la idea de casar a tu hija con alguien que se enoja o se irrita fácilmente. Sugiere que una persona con una personalidad irascible podría no ser una buena pareja.