«La belleza está en los ojos de quien mira»: Este refrán resalta que la belleza es subjetiva y que varía según la perspectiva de cada individuo. Lo que una persona encuentra hermoso puede no serlo para otra. Esto es un recordatorio de que la percepción de la belleza es personal y única.