«La cana engaña, el diente miente, pero la arruga, no cabe duda»: Este refrán es similar al anterior y enfatiza que las canas en el cabello y los dientes postizos pueden ocultar la verdadera edad de una persona, pero las arrugas en la piel son un signo claro de envejecimiento.