«La espuela chuza más bueno, cuando el caballo es ajeno»: Este refrán hace referencia a la idea de que algunas personas pueden ser más enérgicas o eficaces cuando se trata de asuntos ajenos o cuando no tienen responsabilidad directa. Puede sugerir una actitud negligente hacia lo propio.