«La fortuna mal ganada, no luce ni dura nada»: Este refrán advierte que la fortuna que se obtiene de manera deshonesta o injusta no es duradera y finalmente se perderá. Resalta la importancia de ganarse la fortuna de manera ética y justa.