Las cañas se vuelven lanzas – Este refrán sugiere que incluso las personas o cosas que parecen débiles o inofensivas pueden convertirse en una amenaza o un recurso efectivo en ciertas circunstancias.