Las malas nuevas siempre son ciertas – Este refrán sugiere que las noticias negativas o desfavorables suelen ser más creíbles o veraces que las buenas noticias. La gente tiende a dudar de las buenas noticias y a creer fácilmente las malas.