Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer – Este refrán implica que es preferible mantenerse en una situación conocida, incluso si no es ideal, en lugar de arriesgarse a una situación desconocida que podría ser peor. Refleja la resistencia al cambio y la preferencia por lo familiar.