Más vale un remiendo feo que un agujero hermoso – Indica que es mejor hacer una pequeña corrección o mejora (aunque no sea perfecta) que dejar un problema sin resolver o empeorar la situación al tratar de hacer algo perfecto.