«Mujer de treinta y sin nene, no sabe para qué lo tiene»: Este refrán podría sugerir que una mujer de treinta años sin hijos puede sentir que su reloj biológico está corriendo y podría estar pensando en la maternidad.