«Nadar y nadar, y a la orilla ahogar»: Este refrán advierte sobre la importancia de ser cauteloso incluso cuando se ha avanzado mucho en una tarea o proyecto, ya que los problemas pueden surgir justo al final.