«Nadie es tan alto, que no esté al alcance de la mano de su enemigo»: Hace hincapié en que incluso las personas poderosas o influyentes pueden ser vulnerables a los ataques o amenazas de sus enemigos.