«Nadie, ladrando a la luna, alcanza amor ni fortuna»: Este refrán indica que es inútil gastar esfuerzos en acciones imposibles o irracionales, ya que no conducirán al éxito ni al amor.