«Nadie puede ver ojos bonitos en cara ajena»: Este refrán señala que las personas tienden a valorar más la belleza o las cualidades de su propia pareja que las de los demás. Resalta la subjetividad de la atracción y la preferencia personal en las relaciones.