«Nadie se muere hasta que Dios quiere»: Expresa la creencia de que la muerte es algo que está fuera del control humano y que ocurre cuando está destinado a ocurrir.