«Ni a pícaro descalzo, ni a hombre callado, ni a mujer barbada les des posada»: Este refrán aconseja tener precaución al ofrecer ayuda o confiar en personas que puedan tener intenciones ocultas, que sean muy reservadas o que parezcan inusuales.