«Ni amigo reconciliado ni cordero dos veces asado»: Este refrán resalta que algunas cosas no deben repetirse. No se debe confiar en la reconciliación de un amigo después de un conflicto, al igual que no se debe esperar disfrutar de un cordero asado dos veces.