«Ni bonita que admire, ni fea que espante»: Sugiere que la belleza o la falta de ella no deben ser el único criterio para juzgar a las personas. Tanto la belleza como la fealdad pueden ser engañosas.