«Ni buen fraile por amigo, ni malo por enemigo»: Aconseja no confiar ciegamente en alguien solo por su apariencia externa o su posición religiosa. No todos los buenos amigos tienen una apariencia piadosa, y no todos los enemigos son malas personas