«Ni fíes, ni porfíes, ni arriendes y vivirás bien entre las gentes»: Sugiere que vivirás en paz y armonía con los demás si evitas prestar, discutir o alquilar bienes. Promueve la simplicidad y la falta de conflictos.