«Ni poca ni mucha pena, nos causa desgracia ajena»: Este refrán resalta que sentir poco o mucho pesar por las desgracias ajenas puede ser perjudicial, ya que demasiada empatía puede afectar negativamente a una persona.