«Ni tan adentro del horno que te quemes, ni tan afuera que te hieles»: Sugiere que debes encontrar un equilibrio en tus acciones y decisiones, evitando los extremos. No debes ser excesivamente cauteloso ni arriesgado en tus elecciones.