«Ni te compro limas, ni te compro peras, ni te comprometas a lo que no puedas»: Aconseja ser cauteloso en tus compromisos y no prometer cosas que no puedas cumplir. No debes comprar algo que no necesitas o no te conviene.