«Ningún mortal peca, cuando defeca»: Señala que la necesidad básica de defecar es igual para todas las personas, sin importar su estatus o virtud moral. Ante ciertas funciones corporales, todos somos iguales.