«Niño que no llora, no mama»: Se refiere a la necesidad de los bebés de expresar su hambre o malestar a través del llanto para recibir atención y alimento de sus cuidadores.