«Niño que no ríe a las siete semanas, o es ruin o tiene ruines amas»: Este refrán sugiere que si un bebé no muestra signos de felicidad a una edad temprana, podría ser indicativo de un entorno poco favorable o cuidadores problemáticos.