«Niños y viejos, todos son parejos»: Significa que tanto los niños como los ancianos merecen respeto y consideración, independientemente de su edad. Todos deben ser tratados con dignidad.