«No arrugues si no vas a planchar»: Aconseja no crear problemas innecesarios o confrontaciones si no tienes la intención de resolverlos o si no tienes una solución adecuada para el problema. Evita complicar las cosas si no puedes ofrecer una solución.