«No compres de quien compró; compra de quien heredó, que no sabe lo que costó»: Aconseja comprar a alguien que ha heredado algo en lugar de a alguien que lo compró, ya que el heredero puede no conocer el verdadero valor o costo de la propiedad.