«No creo en gardenias negras, ni en virginidad de suegras»: Este refrán utiliza una dosis de humor para expresar incredulidad hacia cosas poco probables o sorprendentes.