«No deje para las diez, lo que pueda hacer después»: Contrapone el refrán anterior, sugiriendo que no es necesario apresurarse en hacer algo si se puede postergar sin problema. Dependerá del contexto y de la importancia de la tarea.