«No ensucies el agua para después tomártela»: Advierte contra la contaminación o el deterioro de recursos importantes que necesitamos en el futuro. Es una metáfora sobre la preservación de los recursos naturales.