«No es el bien conocido hasta que es perdido»: Resalta la idea de que a veces no apreciamos completamente algo o alguien hasta que lo hemos perdido.